Noticias

21 noviembre, 2018

La Unión Europea considerará la legalidad de la prohibición prevista para 2040

Tanto el Gobierno como el sector automovilístico se han pronunciado. La semana pasada Sánchez anunció su última prohibición, tal y como escribíamos en nuestro artículo nuestro sector exige soluciones al Gobierno.

La prohibición se basa en vetar la venta de coches de combustión e incluso híbridos para el 2040.

Miguel Arias Cañete, comisario europeo de Acción por el Clima y la Energía, ha declarado que la Comisión Europea examinará la prohibición. Se analizará si el veto de la venta de coches con emisiones directas de CO2 en nuestro país desde 2040 se adecúa a la normativa del mercado interno.

El análisis se realizará antes de que se adopte la prohibición de forma definitiva.

El comisario también se ha pronunciado respecto a la prohibición en sí misma. Según sus declaraciones, no le consta que ningún otro país de la comunidad europea haya fijado por ley la prohibición de vender determinados vehículos.

«He oído declaraciones de Gobiernos y ministros de que en 2040 no se podrá… Pero no lo he visto plasmado en legislaciones internas. Habrá sectores en los que el motor de combustión interna deberá seguir y los fabricantes tendrán que ver cómo cumplen los objetivos de emisiones.»

También ha señalado que en la Comisión no se plantean prohibiciones de venta de vehículos. Explicando cual es la labor de la Comisión.

«Establecer trayectorias con la contribución de cada sector a la descarbonización, pero no proponer medidas concretas drásticas.»

La Comisión tiene sus propios objetivos de reducción de emisiones.

Tanto el Consejo como el Parlamente Europeo ya están debatiendo las posibles estrategias para la reducción de emisiones fechada para 2050 por la Comisión. El punto principal del debate es decidir si se establece un objetivo del 35% o bien del 45%. Por el momento es una discusión estancada debido a la poca flexibilidad de las partes involucradas. En el caso de no llegar a un acuerdo, se mantendrían los objetivos de 95 gr que ya están determinados.

Además se delibera el número de puntos de carga. La cifra podría ascender a los 2,8 millones de puntos de carga con el 35% de nivel de emisiones que se está sopesando. Sin embargo Arias Cañete considera que no se puede conseguir el objetivo simplemente por hacerlo obligatorio en las gasolineras.

¿Existen posibles consecuencias en el empleo por la electrificación?

Los fabricantes han expresado preocupación acerca de la posible pérdida de puestos de trabajo a causa de la electrificación. Sin embargo el comisario expresa una idea distinta. Según él, los datos de la Comisión apuntan a que la electrificación creará empleo. Si bien también ocasionará impactos y externalidades evidentes en los fabricantes, que deberán corregir.

El punto pendiente del día: los profesionales.

«No se está hablando de cómo mejorar la formación profesional para hacer posible la descarbonización del sector del transporte. Hay que hacer una transformación justa que permita la reubicación de trabajadores en el sector y la formación de nuevos especialistas.»

2018 , , ,

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *