Noticias

9 febrero, 2018

El hielo negro

El hielo negro es una fina capa de hielo que se genera en una carretera o camino.

Este tipo de hielo se suele crear cuando la superficie está húmeda y bajan dramáticamente las temperaturas. Paree de color oscuro debido a su transparencia, de allí que lo llamen el hielo negro.

En su definición se especifica que el hielo negro que aparece en la superficie es tan delgado que deja pasar la luz. Este hecho es el que lo hace casi invisible. Se suele relacionar con el asfalto y la conducción, pero también se manifiesta en otras superficies. Aparece en montañas o a lo largo de las embarcaciones comprometiendo su estabilidad.

El frío siempre va acompañado de peligro para la conducción y en este caso parece ser más elevado. Al ser una capa tan delgada es muy difícil de ver y suele estar intercalado con tramos de camino húmedo que es casi idéntico en apariencia. Son unas condiciones de conducción especialmente peligrosas. Puede generar una falsa seguridad y no darnos tiempo de reacción si no nos percatamos a tiempo de esta situación.

Es vital prestar especial atención a las condiciones de la carretera cuando las temperaturas están bajo cero. Si estamos conduciendo en estas circunstancias no conviene viajar a velocidades elevadas. Recordemos que la precaución es esencial para la seguridad vial.

Precisamente hace algunos días en Álava se produjo un accidente que involucró a once vehículos por culpa de este fenómeno.

Nos podemos encontrar en esta situación, conduciendo de repente pisamos una capa de hielo negro y el coche pierde adherencia. Lo primero que hay que hacer es mantener la calma en todo momento. Deberemos reducir la velocidad dejando de acelerar, siempre de esta forma y nunca pisando el freno. Hay que evitar los frenos para no perder más el control. Del mismo modo la dirección la usaremos solo en caso de necesidad y siempre con mucha suavidad. Si hay que evitar estas dos cosas, evidentemente también debemos evitar frenar a la vez que giramos.
Evidentemente la conducción preventiva incluye no acelerar ni frenar de forma brusca y mantener más distancia con el vehículo que circula por delante.

ESP, Electronic Stability Program es capaz de salvar unas 2.500 vidas al año.

Cada vez existen más avances tecnológicos en pro de la seguridad. Uno de ellos es el ESP o control de estabilidad. Es un dispositivo de seguridad activa que controla la trayectoria de nuestro vehículo. Trabaja con el sistema de frenado, por lo que requiere que los frenos y neumáticos están en perfecto estado. En situaciones de lluvia, nieve o hielo, puede ser una ayuda clave. En noviembre de 2014 su instalación es obligatoria en los vehículos matriculados a partir de esa fecha.

Este sistema ayuda a que el coche siga la trayectoria que el conductor traza con el volante. A través de sensores recopila información para poder actuar en consecuencia. El coche cuando pierde adherencia tiene a subvirar, el dispositivo corrige esa tendencia.

También existe el sistema Grip Control, que ya contienen los modelos de algunas marcas. Es efectivo en las situaciones descritas pero también en terrenos arenosos y con barro.

Citroën ya lo ofrece en varios de sus modelos,

“Esta tecnología, actúa sobre las ruedas motrices delanteras asegurando la mejor adherencia en cualquier circunstancia. Se activa mediante de un mando giratorio situado en la consola central”

Sigue siendo necesario llevar en el maletero un juego de cadenas o kits para los neumáticos. Además nunca está de menos llevar neumáticos de invierno. Pero este sistema habilita la optimización de la motricidad sobre superficies poco adherentes.
En el caso del mando giratorio, el conductor puede escoger entre cinco modos dependiendo de las necesidades. Existe el Standard, Arena, Barro, Nieve y ESP off. Cada uno de ellos adapta de distinta forma la transferencia del par motor sobre el tren delantero y gestiona el sistema de frenado en función del terreno. Evidentemente nos ayudará ante el hielo negro.

Recordamos la importancia de mantener tu coche en perfectas condiciones. Realizar todas las revisiones y mantenimientos ayuda a la seguridad vial, a la vida del vehículo y a no tener gastos imprevistos. Por ello es importante poder contar con una garantía mecánica, para estar tranquilos frente a cualquier imprevisto.

2018, Consejos , , , ,

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *