Noticias

26 noviembre, 2018

Desgranamos el significado del coche eléctrico

Ante los cambios del mercado, impuestos o naturales, se desarrollan una serie de preguntas sobre el coche eléctrico.

¿Es el coche eléctrico tan inaplazable y ecológico como nos parece?

Lo que el sector y el mercado del automóvil tienen claro es que el coche eléctrico es el futuro. Es algo asumido por todos, desde los consumidores, instituciones públicas, medios de comunicación y hasta la propia industria. Aquí es cuando aparecen las dudas y preguntas que cualquier novedad conlleva.

Parece ser que es nuestro futuro ¿cuánto falta para ese futuro?
Puesto que parece una imposición inevitable ¿El coche eléctrico, a día de hoy, es una oportunidad o una amenaza?

Hasta ahora solo se habla de las maravillas del coche eléctrico. Sin embargo, como con todo, tiene cosas buenas y malas. De las últimas no se habla. Craso error puesto que para que funcione un producto en el mercado, debe conocerse bien. Es necesario tener en cuenta todos los aspectos.

El principal inconveniente es la infraestructura necesaria para su viabilidad. Tanto a grande como a pequeña escala. Para empezar están las ciudades y su movilidad. Se tendrán que añadir los puntos de recarga de las baterías, actualizar las gasolineras, además de instalar más puntos de carga en ciudades ya de por sí saturadas.

Aunque hay muchas ciudades que ya se están moviendo y creando infraestructura, no es suficiente. Ya no es solo un problema de las infraestructuras de las ciudades, sino de las viviendas. Los edificios ni siquiera están preparados para asumir que la mitad de sus residentes pusiesen a cargar su coche en el garaje durante la noche. Es un problema grave a tener en cuenta ya que todo empuja a provocar el boom del coche eléctrico. Pero sin tener en cuenta que además de no estar preparados, supondría disparar la demanda energética. Para poder suplir el enorme aumento de la demanda, de tendrían que instalar transformadores más grandes y reforzar su instalación.

A la falta de infraestructura, a todos los niveles, se suma el coeficiente de simultaneidad. Es decir el hecho de que todo el mundo pueda consumir al mismo tiempo toda la energía que requiera. En el caso de que todos pusiesen a cagar su vehículo eléctrico a la misma hora, irremediablemente la potencia bajaría y el tiempo de recarga aumentaría proporcionalmente.

Es importante recordar que actualmente las nuevas construcciones solo están obligadas legalmente a electrificar el 10% de las plazas de aparcamiento.

La conclusión es clara: ahora mismo es inasumible que cada consumidor tenga un coche eléctrico. Las limitaciones son demasiado grandes como para que se pueda tener un automóvil eléctrico en cada casa. El tiempo para asumir y hacer realidad la viabilidad de este tipo de vehículo llegará, pero tardará en hacerlo.

Por último, ¿eléctrico significa lo mismo que ecológico?

El hecho de asumir que lo eléctrico significa ecológico, es simplista. Aunque es  indudable que el impacto es menor en muchos aspectos. Debemos tener en cuenta el origen de la energía necesaria para cargar las baterías de estos vehículos. Una central térmica contamina demasiado como para decir que su energía es limpia.

De forma paralela, la industria de nuestro sector ha conseguido minimizar el impacto medioambiental actual. Desde hace 25 años, se ha reducido el nivel de emisiones de los vehículos de combustión interna desde la implantación de las normas Euro.

2018 , , , ,

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *